Make your own free website on Tripod.com

El Quetzaltenango 1 pionero y único

Quetzaltenango 1, es el nombre del primer y único avión construido en Centro America,

“Yo siempre rezo, pero esa vez lo hice mucho más. Me traje una imagen que me regalaron de la virgen de Los Lagos y la puse cerca de los controles; también me llevé a la virgen del Rosario en una medallita y en el asiento del acompañante iban todos los santos que conocía… ellos fueron mis primeros compañeros de viaje” eso relata don Miguel Ángel Castroconde de su primer vuelo en el “Quetzaltenango 1”, avión que él mismo construyó con ayuda de su hijo, convirtiéndose en el primer constructor de una aeronave en Guatemala.

“Tenía miedo –relata- a pesar de que sabía que habíamos hecho una buena construcción. Pero, siempre se duda” recuerda don Miguel Ángel de aquel 12 de mayo de 2003. Luego del primer vuelo, que duró 30 minutos, siguieron otros de prueba que realizó solo hasta que un voluntario se ofreció a acompañarlo; ahora es regular verlo acompañado de su hijo y amigos que le piden que los lleve a sentir esa emoción de ver Quetzaltenango en un avión construido en esta ciudad.

Años de ahorro

Desde la década de los 70, Castroconde se desempeñaba como piloto privado, luego de graduarse en la capital de esta profesión. La pasión por los aviones fue heredada por su hijo, que también se llama Miguel Ángel, lo que los llevó a visitar una Convención de la Asociación Experimental de Aviación en Estados Unidos. Fue allí donde surgió la idea de poder hacer un avión propio basándose en planos e instructivos. Las conferencias en esta convención fue la única capacitación que recibieron para tan ambicioso proyecto. En 1992 llegaron nuevamente a Estados Unidos con la intención de comprar todos los materiales, pero el dinero no era suficiente. Siguieron ahorrando seis años más hasta que lograron juntar la cantidad requerida y comprar el material, algunas herramientas y piezas ya hechas como el motor, que terminaron de pagar hasta hace un año.

Decían que no eran los primeros En 1999, los señores Castroconde ponen manos a la obra. Trabajaron exhaustivamente durante años, cuidando hasta el más mínimo detalle como tornillos y pernos. “A veces era muy cansado y algunos problemas en mi salud nos atrasaron algunos meses, pero terminamos muy bien”, dice don Miguel Ángel, padre. En 2003 fue el primer vuelo. “Fue muy significativo”, comenta Castroconde, porque se cumplieron 100 años del primer vuelo de los hermanos Wright, reconocidos como los padres de la aviación. Cuando el “Quetzaltenango 1” estaba ya en condiciones de pasear por los cielos, sus constructores solicitaron su autorización a Aeronáutica Civil, en donde se mostraron poco sorprendidos por su logro. “Algunos quisieron engañarnos y decirnos que era el segundo o tercer avión construido en Guatemala, pero era mentira, porque nosotros averiguamos si existía otro antes y no encontramos ninguno. Algunos eran caseros, pero ya venían armados desde Estados Unidos”, nos comenta Castroconde; además, muchos conocedores del ramo les han confirmado ser los primeros.

 

Sin problemas El temor del primer vuelo pronto se disipó. El “Quetzaltenango 1” ha funcionado perfectamente durante sus 125 horas acumuladas de vuelo gracias a los cuidados y revisiones periódicas que se le hacen sin falta. Ha ido hasta la capital en 45 minutos y no lo ha hecho a otros países por falta de licencias. Usa combustible súper de automóvil y no gasta grandes cantidades, “dos galones me alcanzan para ir y venir de Reu”, señala el piloto y constructor. Vuela aproximadamente dos veces al mes y ahora que se construirá el Aeropuerto de Quetzaltenango terminarán los problemas e interrupciones en el campo de despegue, por los que don Miguel Ángel ha luchado tanto por erradicar.

Sobre el avión Es un monoplano (de un ala) biplaza (asientos para dos personas) y monomotor (un solo motor). Mide 27 pies de punta a punta y 23 pies en el ala. Está hecho de aluminio comprado en su totalidad en Estados Unidos. En los controles cuenta con brújula, indicadores de combustible y velocímetro, entre otros. Su peso bruto, incluyendo todos sus componentes y pasajeros, es de 1360 libras. Se ha elevando hasta 15 mil 500 pies sobre el nivel del mar y ha llegado a tener una velocidad de 105 millas por hora.

Aviso Legal