Make your own free website on Tripod.com


Las cuatro lunas

2007

Final inédita, Marquense y Xelajú MC sacan de la rutina al futbol guatemalteco con una espectacular final departamental. El jueves 24 de mayo Marquense asusta a los chivos en el Mario Camposeco al vencerlos por 1-0, pero el indomable espíritu chivo saca fuerzas de de lo más profundo de su alma y lo remonta en el Marquesa de La Ensenada, el sábado 26 de mayo, el marcador de ese encuentro fue de 4 goles a 1.  Jhony Cubero anota en tres ocasiones, y de la mano de Carlos Daniel Jurado Xelajú MC coloca la cuarta luna en el pecho. El festejo inicia en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos donde la afición se volcó a vitorear al campeón.  A bordo de un autobús de parrilla el equipo luce orgulloso  la copa a su paso por Palestina, San Juan, San Mateo y La Esperanza, hasta llegar a la ciudad donde todo Xela se desvela para aplaudir al cuadro lanudo.  Xelajú MC, como nadie ha tenido la dicha de saborear y disfrutar el aplauso de la gente a lo largo de las carreteras y de tener un ingreso triunfal a su casa en tres ocasiones.

1996

Bajo la conducción del entrenador costarricense, Marvin Rodríguez, Xelajú MC llegó a la disputa de su tercer título ocupando el sexto lugar de la clasificación.

Concluida la hexagonal final por él titulo, el cuadro lanudo obtuvo el primer lugar, lo cual le llevaba a enfrentar a los cremas de Comunicaciones.

Xelajú MC y Comunicaciones se fueron a dos encuentros extras, el primero jugando en Quetzaltenango, la victoria fue para los altenses por 1 a 0, gol del retalteco Selvin Rivera Galindo.

El segundo encuentro se realizó en el estadio La Pedrera, de la capital, juego que se realizó el 2 de junio de 1996, en esa ocasión el tiempo reglamentario terminó a un gol a cero a favor de Comunicaciones, pero uno a uno en el marcador global. El encuentro se amplió a tiempos extras, tiempo en el cual, el hondureño Mariano Crisanto, consiguió el gol de la ganancia. Hubo festejos a lo largo de la Interamericana y celebración en la ciudad altense

 

 

1980

El cuadro quetzalteco logró el segundo título de su historia el 28 de diciembre de 1980, un año después de campeonizar en el torneo de ascenso.

Jugando en Quetzaltenango, Xelajú MC empató sin goles ante el Deportivo Suchitepéquez, ganando el título de Campeón Nacional, al lograr una diferencia de 10 goles, destronando de esta manera a Comunicaciones, campeón del torneo anterior.

En la etapa de clasificación, los llamados a disputar la corona eran ocho, el equipo quetzalteco logró el derecho a disputar él titulo, luego de ocupar el octavo lugar.

En la octogonal, al cierre de la primera vuelta, Xelajú MC estaba a un punto de cremas y venados. Los Chivos, Juventud Retalteca y Comunicaciones terminaron con 18 puntos.

Xelajú anoto 19 goles y permitió 9, Juventud Retalteca marcó 24 y recibió 17, y Comunicaciones consiguió 18 tantos y recibió 13.

 

El entrenador fue el chileno Javier Mascaró

 

 

 

 

1962

Xelajú MC, logró su primer título en 1962, ante Comunicaciones teniendo como marco el estadio  Mateo Flores, que lucía abarrotado por los aficionados.

Ante ese ambiente festivo inicia el encuentro definitivo y Xelajú se pone en ventaja sobre Comunicaciones ante el estupor de los aficionados capitalinos, el cuadro altense aumenta la ventaja a tres goles por cero.

El héroe de esa ocasión fue el costarricense, Roberto Chávez Lizano. En una desesperada reacción el cuadro capitalino anota dos goles por medio de Pinula Contreras y Culiche Espinoza. En el segundo tiempo, el dominio del cuadro crema era imparable y al minuto 75, Pinula Contreras corrió la banda derecha para realizar un tiro peligroso, el cual pasó cerca del travesaño y cayó sobre la red del lado de afuera, rodando hacia abajo - dentro del arco- esto hizo estallar de alegría al público capitalino.

Los jugadores cremas quisieron engañar a los aficionados y al árbitro, festejando un gol inexistente. El caso fue llevado a un tribunal disciplinario que le dio el primer título al Xelajú MC

En esa ocasión el Xelajú MC, clasificó a la final ocupando el tercer lugar del grupo II, sistema en el cual sólo clasificaban 4 de 8. El día de la final la diferencia era un punto.