Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Misterio de Vanushca

 

El Misterio de Vanushca

 

Todos los días sobre su tumba aparecía una rosa roja, el misterio nunca se logró resolver, ni el guardián del cementerio, ni sus asistentes comprendían por qué cada mañana sobre el panteón aparecía la rosa, si nadie entraba al cementerio.

Pese a que se empeñaban en averiguar y quién era quien ponía la rosa roja sobre la tumba y vigilaban las entradas al camposanto, la rosa roja aparecía en ese lugar y nadie descifraba quién era el personaje que la colocaba.

La mujer de la tumba era la gitana Margarita Mielos, conocida también como Vanushca y dice la leyenda que quien todas las mañana llevaba una rosa roja era su enamorado un joven, 10 años menor que ella, de la alta sociedad de Quetzaltenango.

El misterio se hizo grande cuando el enamorado se casó, se fue a vivir a la capital y murió en la mendicidad y a pesar de eso la rosa roja seguía apareciendo sobre su tumba.

La leyenda dice que Vanuscha llegó a Quetzaltenango procedente de España, con un grupo de gitanos que se instalaron en el río de La Ciénega, lo que hoy se conoce como la zona 2.

Durante su estadía entre 1917 y 1918, Vanushca conoció al joven de la alta sociedad de Quetzaltenango.

La familia de este joven se espantó con la noticia y a toda costa evitó el romance entre estos jóvenes.

Como en la historia de Romeo y Julieta, la familia de los gitanos emigraron a Mazatenango y ante ese alejamiento al que fue obligada, Vanushca opta por tomar una pócima venenosa que le causa la muerte y al morir su padre decide traerla a esta ciudad para darle sepultura y según los registros históricos de la administración del cementerio, la mujer que se encuentra en esa dirección es Margarita Mielos, también conocida como Vanushca, quien murió a los 36 años a causa de una herida gástrica ocasionada por una sustancia química. 

El enamorado

Aunque el enamorado era conocido en la alta sociedad quetzalteca, de ese tiempo, se sabe que se casó, luego viajó a la capital donde se gastó su fortuna en licor, no tuvo hijos y murió en la mendicidad.


Icono

En la actualidad mucha gente acude en busca de la energía de Vanuscha, otros le dicen el milagro de amor, para pedir favores especialmente de amor, quienes logran el favor colocan flores sobre su tumba y en ocasiones la pintan.

De esa cuenta la tradición de que siempre habrá flores frescas sobre la tumba de Vanushca se mantiene a pesar del paso de los años.

 

Profanación

En los últimos años la tumba ha sido objeto de varios vejámenes, pandilleros que hacen del cementerio su refugio quebraron la cruz de mármol que Antonio Mielos, padre de Vanushca trajo de Italia.

Luego desconocidos instalaron una placa de mármol que desvirtúa la verdadera historia de Vanushca, en la que hacen alusión a una joven de apellidos Barajas Cárdenas que se encuentra en esa tumba y además hace referencia a que su enamorado yace en España, pese a eso la comuna no ha reparado en ese error.

Según los registros quien se encuentra en esa tumba es Margarita Mielos, Vanushca.

 

Datos proporcionados por Raúl Izás

Foto: Oscar Estrada

 
 
Hace varios años durante noviembre, un personaje quezalteco falleció en Retalhuleu y una funeraria local prestó el servicio para trasladar el cadáver de ese lugar a Quetzaltenango.
El piloto venía de regreso a Xela y en la parte trasera del auto  traía la caja mortuoria y luego de dejar atrás el túnel de Zunil, una de las llantas se pinchó.
El conductor estacionó el auto a un lado de la carretera, esa noche había luna llena y era posible ver cómo reparar el desperfecto.
Minutos después se acerco un señor, quien en apariencia vivía por Santa María de Jesús, él le ofreció al empleado de la funeraria ayudarle para reparar el daño.
Luego de cambiar el neumático, el piloto de la funeraria regresó a Xela y estando en la morgue se llevo el susto de su vida al darse cuenta que la persona que le ayudó en la carretera era la misma que venía en el ataúd.
Invisibles, las anima o espíritus de los que ya murieron salen a recorrer las casas de las familias para  hacer la lista de los que morirán el próximo año, así lo reza la tradición oral de Quetzaltenango.
A medio día del 31 de octubre las ánimas visitan hospitales y casas donde hay enfermos y si están solos estos mueren.
El 31 de octubre a media noche en el centro del cementerio se escucha un murmullo, como si un grupo de personas planeara algo secreto.
La tradición dice que estos no son más que los espíritus de los difuntos que están en una sesión de la cual luego entregarán el listado de quienes morirán durante los próximos 365 días.
En ocasiones las ánimas salen en grandes filas interpretado  cantos fúnebres por la calle que por última vez recorrieron, en este caso la de El Calvario.
Según la tradición oral las ánimas pueden ser vistas por los perros quienes de inmediato realizan aullidos prolongados.
El que una persona joven y sana encargue su caja mortuoria es un suceso insólito.
Una de esas historias sucedió en la década de los 70, cuando una joven mujer pasó saludando a don Pedro Castillo, propietario de la funeraria El Arte, en la cuarta calle de la zona uno de Xela.
La joven en tono de broma dijo: ¨don Pedrito ahí le encargo mi caja¨.
Do Pedrito Casillo le contestó
¨Cállese, si para hacer su caja aún no se ha sembrado el árbol¨.
Dos días después los familiares de la joven llegaron a la funeraria para pedir una caja mortuoria pues ella había fallecido en forma repentina.
 
En una noche lluviosa, en la curva conocida como Pirineos, cuando todo parecía normal una familia viajaba en su vehículo cuando en medio de la carretera apareció una joven mujer con el pelo mojado y con un vestido blanco ennegrecido por el lodo.
¡Por favor ayude a mis hijos tuve un accidente y mis niños están abajo yo no puedo sacarlos! exclamó.
Casi al instante el piloto del auto sacó una cuerda y se acercó al lugar comprobando que si hubo un accidente.
Luego de uno minuto salió a la carretera con los dos niños en los brazos.
Estaba nervioso y su rostro palidecido, no dijo ni una sola palabra a su familia que los esperaba en el carro.
Cuando por fin se calmó explicó que en el fondo del lugar del accidente estaba el vehículo y en su interior el cadáver de la señora quien había pedido auxilio en la carretera.
 

Redacción: Jorge Mario García

Aviso legal